viernes, 18 de abril de 2008

Chacón: Capitán mande firmes

No creo que vaya a aportar mucho más de lo que ya se ha dicho sobre este tema... mujer embaraza y ministra de defensa.
En realidad sólo puedo sumarme al, como siempre, tan inteligente árticulo de Elvira Lindo en el que apunta que, en realidad que más dá, que dá lo mismo, pero que si esto sirve para que la gente se tenga que posicionar, pues bienvenido sea.

En esta línea tuve yo una profunda discusión con mi santo. "Yo no soy machista pero...". Pero = a si lo eres. Eres machista mi amor porque tu madre es machista y tu abuela era machista y todos tus amigos son machistas y los mios también. No quieres serlo pero como lo de las meigas... "haberla, hailas".Y con ese pero abrimos la caja de pandora porque yo soy mujer, directora y embarazada. De modo que si C. Chacón no puede ser ministra, yo tampoco debería poder ser directora. "Tú si, ella no"... ¡Vaya por dios!

Yo siempre he creido que la mujer no ocupa cargos de responsabilidad porque no quiere, no porque no puede. La renuncia que hay que hacer a veces para ser el número uno, que suele pasar por dejar a un lado todo para dedicarse en exclusiva al trabajo, se diluye con la maternidad, con las ganas de tener una vida familiar o con el pragmatismo tan femenino de la busqueda del equilibrio ocio-trabajo.

Con esto no quiero decir que no crea que existen impedimentos sociales mayores para una mujer que para un hombre y que no aplauda las iniciativas que persigan la desaparición de los mismos. Yo he tenido que enfrentarme con el machismo de mi carrera, Ingeniero. Pero también he salido ganando por ser mujer en mis aficiones, el entorno musical que me encontré hace 10 años era principalmente masculino, y la verdad que este hecho me vino muy bien para distinguirme entre la masa.

Y aqui llegamos al tic de la question, no sé si será por orgullo o por una cuestión de "self assurance", que a mi eso de que me elijan por que soy mujer y asi cubro una cuota pues no me gusta nada. No quiero que me seleccionen porque soy mujer sino porque soy buena en lo que hago, y si puede ser, porque soy la mejor entre todos. A mi eso de compañeros/compañeras no me interesa, no me siento atacada por el lenguaje. Me gusta ser diferente, me gusta mi feminidad y ser mujer y no quiero ser igual a los hombres. Pero en esta misma línea no puedo soportar que se me margine por ser mujer. Si soy torpe conduciendo no es porque sea mujer es porque soy despistada y no me fijo. Si ahora se me pasan cosas en los informes no es porque estoy embarazada es porque tengo demasiado trabajo y me veo obligada a priorizar cantidad sobre calidad.

Se puede ser mujer, embarazada y directora. Yo lo soy y estoy orgullosa de ello.

De modo que lo dicho, viva la señora ministra de defensa que por lo menos da que hablar y nos ayuda a todos los epsñolitos que no somos machistas a reflexionar sobre el tema.

Os dejo con Elvira, siempre tan fantastica:
http://www.elpais.com/articulo/ultima/cerriles/elpepiult/20080416elpepiult_1/Tes

2 comentarios:

Andoni dijo...

Bueno, me parece a mí que si alguien es machista será por culpa suya, no de su entorno (madre, abuela, etc). A Dios gracias, la cordura es -como la justicia en la estupenda frase de Elvira Lindo- "un músculo que se fuerza". Allá cada cual con el ejercicio muscular que haga, pero pienso que nadie está predestinado a ser machista, racista o nacionalista. Se puede partir de un entorno hostil y dejarse llevar (lo fácil), o -por el contrario- elegir un camino diferente, pagar una suscripción a un 'gimnasio', machacarse haciendo ejercicio mental, y conseguir vencer a lo que "te han dado de mamar". No digo que sea fácil, pero está al alcance de cada uno.

Lucila Rodriguez-Alarcon dijo...

Ojala fuera tan sencillo. Desde luego que hay que luchar por tener una opinión propia sin embargo todo lo que nos rodea influye en la creación de nuestra opinión. Si tenemos la suerte de encontrarnos en un entorno multicultural o de pensamiento critico dinamico, "el gimnasio" del que habla Andoni, queda a la puerta de casa. Ahora, hay mucha gente que no tiene fácil acceso a esos entornos y el gimnasio les queda a distancia de avión. No es tan sencillo, ojajal lo fuera.