jueves, 4 de mayo de 2017

El señor redondo

En mi calle vive un señor. Es un hombre mayor, de edad indefinida, es redondo, su cara está hinchada, su panza está hinchada, sus ojos están hinchados, tan hinchados que a veces parace increíble que pueda ver algo por ellos. Es un hombre redondo e hinchado, por el alcohol. No sé cuánto beberá. De vez en cuando le veo con un brick de vino de mesa. Pero pocas veces. En general o le veo paseando, bajando un par de manzanas, o distingo su silueta debajo de los plásticos con los que se cubre en el banco que le sirve de casa. 
El señor redondo está hecho una pena. Está hinchando por fuera pero también por dentro. 
Cuando me cruzo con él liviana como voy últimamente me pregunto qué puede llevar a alguien a dejarse vencer así y decidir que no quiere vivir más. Me pregunto si algo así me podría pasar a mí. 
No sé porque no hago más que pensar que la vida se acaba. ¿Será la crisis de los 40? No creo, releyendo el blog me doy cuenta que la volatilidad de nuestro paso por este mundo siempre me ha obsesionado. Lo que más me asusta es vivir pensando que me puedo morir o vivir pensando que no me voy a morir nunca. La vida me parece el más preciado bien que tenemos. Me parece que tenemos la obligación de respetarla y cuidarla. Por eso me cuesta entender al señor que vive en mi calle, ¿qué le ha pasado para que se haya rendido así?
Conozco a muchísima gente que no soporta la esencia de la vida y se evaden hasta puntos de que se van y no viven. Me encantaría que existiera un sistema para poder hacerles sentir el chorro de energía universal que se percibe cuando se valora cada instante vivido desde la consciencia de que es un privilegio. ¿Para cuando el transcomutador de emociones? Habrá que preguntar al CSIC.
(Perdón por las erratas, escrito y publicado desde teléfono móvil).

lunes, 1 de mayo de 2017

El sueño

Tengo un sueño recurrente. 
Me voy de viaje a Africa, a un país que tiene mucho verde y desierto. Voy con Perico. Vamos en avión. El viaje a veces tiene una o dos partes. Si hago trasferencia me suelo perder en aeropuerto y me encuentro con alguien conocido en la fila. 
Al despegar tenemos un problema. La pista no es suficientemente larga y el
avión acaba intentando despegar por una carretera que tiene postes de luz de madera. En un momento el avión tiene que subir porque hay un puente. Y entonces sube en vertical, recto, hacia el cielo, y ya toma camino. 
Una vez en ese país africano visitamos la parte de despierto. Tiene ruinas como egipcias y africanas, con un pueblo en el desierto de casas de adobe, todo de tierra. 
No sé cómo pasamos de ahí al cabo. El cabo es un espacio tropical lleno de vegetación al que vamos accediendo por una costa súper angosta. Arriesgando nuestras vidas pasamos por una zona casi imposible y llegamos a un espacio magnífico, precioso con agua transparente y caliente y peces. También hay un pueblo, de pescadores. Casitas de madera de colores en el borde del mar entre las palmeras.

Hoy he soñado que volvía ahí. Estaba con los niños. Íbamos con alguien más, alguien mayor. Llegamos al cabo y estaba lleno de gente, no había que rodearlo, habían hecho.
Una cuestas de cantos que llevaba al final del cabo. No había naturaleza. Las casitas estaban abandonadas y todo estaba construido feo, no se podían nadar en el mar, había obras. 

Veo todo tan claro en el sueño que a veces cuando me despierto dudo si llamar a Perico para preguntarle si de verdad hemos estado ahí o no. 

Me ha asustado hoy ver todo tan destrozado. 

Me pregunto si significará algo. Me pregunto si de alguna forma alguna vez he estado y si de alguna forma he visto el pasado y el futuro porque se parece mucho a lo que está pasando en otros sitios.

Y pienso que somos un asco de especie. Y me duermo un rato más.