lunes, 2 de noviembre de 2009

La verdad sobre la Gripe A

Os preguntareis que hago yo una experta en comunicación, hablando de la Gripe A. Pues amig@s la gripe A es comunicación. Es una de las campañas de comunicación más imponente y controvertida de los últimos tiempos.

Supongo que much@s de vosotr@s ya habréis visto el llamado vídeo de la monja, campanas por la gripe A protagonizado por Teresa Forcades, una teresiana catalana doctora en medicina interna. Yo me lo vi después de oponer mucha resistencia porque ya no me quedaba más remedio…estaban hablando de él cada vez más y se había convertido en un tema de cultura general.

El video me produjo sentimientos encontrados. En un principio me pareció un poco too much; ¡tanto complot internacional, tanta conspiranoia! Conspiranoia: neologismo digno de mención que la doctora Antoni Trilla atribuye a Luis Muiño en una interesante carta publicada en El Mundo.

Sin embargo, como no soy experta en la materia preferí llevar a cabo una pequeña investigación entre mis familiares que para eso soy hija de médicos, prima y sobrina de médicos, nieta y bisnieta de médicos y hermana de farmacéutica. Y mi investigación dio sorprendentes resultados. Las afirmaciones de la monja eran ciertas, sus citaciones correctas y los datos objetivos todos verídicos. Y es más, si bien la parte más subjetiva no era del todo compartida por casi nadie, la parte objetiva era irrefutable.

Aun así, después de todo este trabajo de investigación, no me sentía todavía satisfecha del todo ni capacitada para escribir. Creo que han sido necesarios dos hitos más para completar mi diagnóstico y cerrar el círculo de mis conclusiones. El primero han sido las declaraciones del recientemente premiado descubridor de la vacuna contra la malaria Pedro Alonso: “Descalificar las vacunas es irresponsable". Y el segundo ha sido una doble página el El Pais de este domingo, poniendo a Teresa a bajar de un burro…

Después de todo esto aquí va lo que yo considero que es “la verdad sobre la gripe A”.

Co-existen dos problemas fundamentales en todo este tema.

El primero es que la industria farmacéutica es oscura, no es transparente, ni en su comunicación ni en sus prácticas (si existiera alguna duda sobre este tema solo mencionar el caso de Pfizer ilustrado bellamente por “El jardinero Fiel” de Le Carré, ya sería mucho más que suficiente). Este oscurantismo cada vez más denunciado ha conseguido crear muchas dudas sobre el sistema, dudas fundamentadas por desgracia, puesto que, si bien no se puede generalizar, hay evidencias de tremendos abusos e irregularidades (Guerra del Golfo por poner otro ejemplo).

El segundo problema es la OMS. La OMS no funciona bien. Y lo que ha pasado con la Gripe A es una flagrante prueba de ello. Yo he vivido situaciones en las que por intereses de algún cliente, hemos conseguido que la OMS publicara un informe que nos beneficiaba, para ver como meses después otro equipo de la misma organización publicaba otro informe con datos completamente opuestos, seguramente promovido por intereses empresariales antagónicos a los nuestros. De nuevo aquí hay mucho que analizar y repensar, y es normal que este tipo de situaciones, den lugar a una falta de confianza en el sistema.

Nos pide Pedro Alonso que confiemos en el sistema, un sistema que está poniendo en el mercado productos farmacéuticos que están revelándose, no sólo ineficaces, pero incluso dañinos. Sin embargo sabemos que Pedro Alonso tiene razón en cuanto a que nuestra esperanza de vida actual le debe mucho a las vacunas.

¿Qué hacer? Pues yo creo que no se puede hacer mucho más que solicitar y exigir un cambio de sistema, sin renunciar a las partes positivas del sistema existente. Los sistemas se pueden cambiar, se pueden mejorar o rediseñar como solemos decir en Universo Vivo.

Y si para ello hacen falta monjas conspiranoicas bienvenidas sean, pero recuerden señores que están en las esferas del poder que no es un video de una teresiana el que desestabiliza el sistema. Como ya dijera Mel Gibson en ApocalyptoUna gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que no se ha destruido a sí misma desde dentro”. Pues eso. Aplíquense el cuento por favor.

5 comentarios:

panaka dijo...

Desde que salió el tema de la llamada Gripe A de verdad que no me pudo importar menos. Alarmista, desproporcionado y rídiculo es lo que pensé en su momento y lo sigo sosteniendo.

No he visto el video entero pero por lo que he podido ver desde luego no me parece nada mal desencaminado. Es decir, hay las mismas posibilidades tanto que el "complot" sea real como sea irreal más que nada porque creo que son de esas cosas que nunca saldrán a la luz. Pasarán unos años y seguiremos sin saber qué pasó a ciencia cierta.

De todo esto, volvamos al tema principal de tu blog que no es otro que el de la comunicación. Aplíquemos el artículo de Vargas Llosa que mencionaste días atrás... ¿cuál hubiera sido la reacción si esto no lo hubiera dicho una monja y lo hubiera dicho un gran catedrático reconocido?

El artículo de El País me ha sido indiferente. Su aportación ha sido nula. Por ello, para aquellos lectores que aún tengan dudas sobre la bondad de las farmacéuticas les dejo este fabuloso artículo de Le Monde Diplomatique que se publicó hace exactamente dos meses. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=90805

Gran entrada y un beso gordo, Lula!

Lucila Rodriguez-Alarcon dijo...

Panaka muchísimas gracia por tu aportación. Estoy totalmente de acuerdo contigo que el artículo de El País no aporta mucho. De hecho el domingo siguiente a su publicación le dedicaron a dicho articulo toda la tribuna de "EL defensor de EL lector": http://www.elpais.com/articulo/opinion/monja/teorias/conspiracion/elpepiopi/20091108elpepiopi_5/Tes

Lo de la Gripe A es sin duda uno de los casos de comunicación global mal gestionada más impresionantes de los últimos tiempos. Por un lado, la OMS se ha equivocado, quizás solo por miedo (lo cual no es excusa alguna) a la hora de evaluar y afrontar al crisis. Los gobiernos de nuevo han cometido el error de precipitarse, presas de un pánico global, dedicándose a invertir millones de euros de nuestros bolsillos (por recodemos que el dinero publico lo pagamos nosotros y no ellos que están exentos de impuestos), en la compra de medicinas que caducan y por lo tanto no tienen mas que una duración de corto plazo. Ahora Sanidad lanza una campaña fortísima (mas dinero), para conseguir quitarse de encima alguno de los 20 o 30 millones de vacunas que ha adquirido y que nadie quiere ponerse.
En mi entrada de hoy hablo de un artículo de Moise Naim, déspotas virtuales, que creo que viene al pelo: gracias a Internet se ha abierto una reflexión general sobre la vacuna de la gripe A que ha llevado al consumidor informado a poder elegir con criterio sobre si quiere o no quiere vacunarse. Los organismos internacionales tienen que cambiar su forma de comunicar, al igual que los gobiernos, porque sino llegaremos a un punto de "que viene el lobo" y vendrá y nos comerá. Transparencia es la clave de la comunicación del futuro, yo estoy convencida de ello.
Gracias a ti por tus comentarios y por abrir debate, me encanta, y además haces que me sienta muy útil.
un beso grande grande para tí.

La Paloma en la Morada dijo...

Me encanta que analices este tema tan polémico y seas capaz de ser "objetiva", informarte y luego exponer tus puntos de vista. Yo tengo una anotación que hacer, y es en el punto en que dices (O dice Pedro Alonso):"Nuestra esperanza de vida actual le debe mucho a las vacunas". En realidad las vacunas están envueltas en un aura de mito, es decir una creencia generalizada de que "gracias a las vacunas han desaparecido las epidemias"...¿y esto, cómo lo sabemos? ¿No puede ser que estemos atribuyendo a las vacunas méritos que corresponden a otras medidas y factores como: desarrollo de la higiene, de la economía, a la mejora de las condiciones de vida: alimentación, vivienda, ropa, calefacción, potablización de aguas, recogida de basuras, recogida de aguas residuales, red de cloacas...Yo personalmente hace tiempo que ya no creo en el "mito" de las vacunas, y gracias a la Gripe A, cada día creo menos, y menos, y menos! Me encantaría que investigaras este punto y me rebatieras mi opinión ¿son las vacunas realmente un mito?
Me encanta tu blog, se me hace el culo pepsi-cola, ya sabes!

Lucila dijo...

Querida Paloms,
que te voy a contar a ti que tu no sepas sobre las vacunas. Me pones en una situación complicada, el ingeniero-comunicador contra el químico vacuno-escéptico, suena a mortal-kombat100.
Pero bueno allá voy, ¿Quien dijo miedo?
Hay vacunas y vacunas. Las útiles que realmente han hecho desaparecer enfermedades mortales: viruela (la famosa vacuna de la vaca, la original, que ha conseguido erradicar por completo la enfermedad), tos ferina (creo), poliomielitis y sarampión (estas dos últimas desapareciendo del planeta definitivamente).
Vacunas sobre las cuales tengo mis serias dudas y que no recomendaría porque mis médicos de confianza, pro-vacunas, han expresado serias dudas al respecto: papiloma, neumococo, gripe A.
Sobre el resto de vacunas no me atrevería a pronunciarme porque "eu non sei".
Ahora bien, no me negarás que si finalmente nuestro amigo Pedro Alonso logra sintetizar una vacuna para la malaria no sería esto una maravilla.
Sigo insistiendo que el problema no está en las vacunas que como las meigas "haberlas haylas" buenas. El problema viene del lobbying farmacéutico y de la adulteración de las instituciones de regulación mundiales, en este caso concreto de la OMS.
Al final como en todos los debates que abro últimamente sale el tema recurrente de la sostenibilidad. El sistema actual no es sostenible, la producción de medicamentos es excesiva y su consumo desaforado, y tanto es así que la huella ecológica de esto es enorme: por ejemplo ver la cantidad de compuestos farmacéuticos que contiene el agua recuperada de los saneamientos (de grifo...).
Los medicamentos seguramente son buenos, y a veces son imprescindibles, pero en su justa medida, dentro de un sistema de consumo y producción sostenibles.

Gracias por tu comentario...me alegra que te guste el blog ya que en parte, como bien sabes, lo escribo para ti.

un besazo.

La Paloma en la Morada dijo...

Eres mi "idola", me encanta cómo expresas tu parecer...Soy tu fan número 1, y me da igual no estar de acuerdo contigo (incluso a veces lo estoy, no te creas) porque me gusta cómo lo cuentas. Volveré al combate sólo por leerte de nuevo! (Muy bueno lo de Mortal-Kombat 100!!) Smuak